El orgullo, el pecado de la humanidad y la enfermedad de muchos gobernantes

“tú mismo eres, oh rey, que creciste y te hiciste fuerte, pues creció tu grandeza y ha llegado hasta el cielo, y tu dominio hasta los confines de la tierra. Y en cuanto a lo que vio el rey, un vigilante y santo que descendía del cielo y decía: Cortad el árbol y destruidlo; mas la cepa de sus raíces dejaréis en la tierra, con atadura de hierro y de bronce en la hierba del campo; y sea mojado con el rocío del cielo, y con las bestias del campo sea su parte, hasta que pasen sobre él siete tiempos; ésta es la interpretación, oh rey, y la sentencia del Altísimo, que ha venido sobre mi señor el rey:”

Daniel 4:22-24 RVR1960

(Lee Daniel, capítulo 4.22-37, antes de escuchar el audio de 18’ y 16’’).

Escucha los comentarios acerca de Daniel, por el Dr J. Vernon McGee, has clic aquí: http://obrerofiel.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads//2010/10/Dn-4.23-37-McGee.mp3

Luis e Hilda Sánchez,  Gracias por tu amistad. Puedes tocar o hacer clic, aquí:  VozActual.org

Febrero 26 2018 – Nota Bíblica 057

Agradecemos tus comentarios. Los tenemos en cuenta, los editamos y publicamos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba