El poder del Pecado

El poder del pecado no es cualquier cosa. El pecado es un engendro del diablo. El pecado se originó en Satanás, por tanto, el poder, la sustancia y la naturaleza del pecado son satánicas. Por lo cual, su poder y alcance superan, dominan y esclavizan al ser humano, destituyéndolo de la gloria de Dios, según Romanos 3.23 y 6.23.

Por tanto, ningún ser humano ni ninguna entidad religiosa pueden quitar el pecado y vencerlo. Un poder tan grande como el satánico sólo puede ser quitado y derrotado por el Poder que es superior a él. 

El pecado no es un asunto de carácter religioso, sicológico, intelectual ni académico y menos un concepto de teología barata para ser entendido por el ser humano, porque es un poder espiritual que sólo puede ser derrotado por el Peder Espiritual de Dios y entendido por obra del Espíritu Santo.

Esa es, precisamente, la razón por la que Dios, envió a su propio Hijo, el Señor Jesucristo, con la intervención de su Poder por medio del Espíritu Santo, para quitar el poder del pecado, hacer libre al ser humano y vencer completa y eternamente a Satanás en la cruz y por su resurrección de entre los muertos. 

Por tal motivo, sin aún no tienes al Señor Jesucristo como tu Salvador y Señor, cree en Él, arrepiéntete de tu pecado y recibe al Señor Jesucristo como tu único Salvador y Señor de tu vida.

Por favor, lee y medita en Génesis 3, y analiza en los versículos 11 y 24. Estudia con atención Juan 1.29; Juan 3; Romanos 6; Efesios 2; y 1ª de Juan 5, y analiza los versículos 9 al 12.

Te invito a leer el tema: ¿Por que los hijos de Dios necesitamos al Espíritu Santo? – Búscalo tocando o haciendo clic en EL ESPÍRITU

Nota Pastoral 055

2 comentarios en “El poder del Pecado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba