¡Tremenda responsabilidad y qué consecuencias si no se enseña la palabra de Dios, hoy!

“La palabra del Señor vino a mí, y me dijo: «Hijo de hombre, ve y diles a los hijos de tu pueblo que, cuando yo haga venir la espada sobre algún país, si la gente de ese país pone como atalaya a uno de los suyos y éste ve la espada venir sobre el país y toca la trompeta para prevenir a su gente, quien oiga el toque de la trompeta y no se prevenga será el responsable de su muerte, si la espada lo hiere. Puesto que oyó el toque de la trompeta y no se previno, será el responsable de su muerte; por el contrario, el que se prevenga pondrá a salvo su vida.

En cambio, si al venir la espada el atalaya no toca la trompeta para prevenir a la gente, cuando la espada llegue y hiera de muerte a alguien, éste morirá por causa de su pecado, pero yo haré responsable de su muerte al atalaya.

Es a ti, hijo de hombre, a quien yo he puesto como atalaya para el pueblo de Israel. Tú oirás de mí mismo la advertencia, y les advertirás para que se prevengan. Cuando yo le diga a algún impío que está en peligro de muerte, si tú no le adviertes que se aparte de su mal camino, el impío morirá por causa de su pecado, pero yo te haré responsable de su muerte.

Por el contrario, si tú le adviertes al impío que se aparte de su mal camino, y éste no te hace caso, morirá por causa de su pecado, pero tú habrás puesto a salvo tu vida.” Ezequiel 33:1-9 RVC

Reflexión 21.

– 080218

Agradecemos tus comentarios. Los tenemos en cuenta, los editamos y publicamos. ¡Mil gracias!

6 comentarios en “¡Tremenda responsabilidad y qué consecuencias si no se enseña la palabra de Dios, hoy!”

  1. Es una palabra fuerte que muchos no quieren oír para no sentirse responsables de las consecuencias, más Dios ha hablado y lo cumple. Hay que instar a tiempo y fuera de tiempo.
    Gracias pastores Luis e Hilda, siempre hay pasto de qué alimentarse al lado de ustedes.

  2. Es una palabra fuerte que muchos no quieren oír para no sentirse responsables de las consecuencias, más Dios ha hablado y lo cumple. Hay que instar a tiempo y fuera de tiempo.
    Gracias pastores Luis e Hilda, siempre hay pasto de qué alimentarse al lado de ustedes.

  3. ¡Amén…! Tomo la palabra y sé que es mi responsabilidad, predicar la palabra de Dios como debe ser, no añadir ni quitar. Debo hacerlo en el tiempo que corresponde. Esta palabra me confronta, tremenda esta palabra.

    1. Patricia Isabel Julio Cardales

      ¡Amén! Palabra de Dios digna de ser alabada y predicaba. Nuestro Señor Jesucristo nos enseña.Y CONOCERÁS LA VERDAD Y LA VERDA DE SU PALABRA NOS HARÁ VERDADERAMENTE LIBRES; POR ESO ES MUY IMPORTANTE DAR A CONOCER POR MEDIO DE LA PREDICACIÓN LA PALABRA DE DIOS QUE NOS DA LIBERTAD Y SALVACIÓN PARA NUESTRAS ALMAS. ¡QUE EL DIOS TODOPODEROSO LES BENDIGA AMÉN!

  4. ¡Amén…! Tomo la palabra y sé que es mi responsabilidad, predicar la palabra de Dios como debe ser, no añadir ni quitar. Debo hacerlo en el tiempo que corresponde. Esta palabra me confronta, tremenda esta palabra.

    1. Patricia Isabel Julio Cardales

      ¡Amén! Palabra de Dios digna de ser alabada y predicaba. Nuestro Señor Jesucristo nos enseña.Y CONOCERÁS LA VERDAD Y LA VERDA DE SU PALABRA NOS HARÁ VERDADERAMENTE LIBRES; POR ESO ES MUY IMPORTANTE DAR A CONOCER POR MEDIO DE LA PREDICACIÓN LA PALABRA DE DIOS QUE NOS DA LIBERTAD Y SALVACIÓN PARA NUESTRAS ALMAS. ¡QUE EL DIOS TODOPODEROSO LES BENDIGA AMÉN!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba