¡Qué dicha deleitarse con Dios!

Deléitate con Dios, en su Presencia, en su amor, gozo, gracia, santidad, justicia y misericordia. Sólo cree en la existencia de Dios, es necesario que lo creas. Al que cree todo le es posible. Si crees, verás la gloria de Dios.

Cree y confía completamente en Dios, por medio del Señor Jesucristo y a través del Espíritu Santo. Establece tu esperanza en Él, soporta con paciencia y sé constante hasta que Él llegue y se manifieste a su manera y no a la tuya.

Descansa en Él, encomienda tu causa a Él y espera porque Él hará. Dios te ama..! Filipenses 4.4-9 y Salmo 37.

Reflexión 09.

 261016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba