Las Promesas de Dios para creyentes

 Las promesas de Dios en el Antiguo Testamento son centenares para Israel, las naciones y la Iglesia, pero la gran mayoría son para Israel y no para la Iglesia, aunque Dios es soberano puede usar algunas de ellas en favor de cualquiera de sus hijos a nivel personal.
Sin embargo, siempre debemos hacer la distinción para no aplicar todas a la iglesia; en cambio, debemos ocuparnos en conocer todas sus promesas para la iglesia en el Nuevo Testamento, sin dejar de estudiar el antiguo que es la base del nuevo. Procuremos, pues, conocerlas, creerlas y vivirlas.
Observa bien: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,” Efesios 1:3.
Lee y analiza los versículos 15 al 23 de Efesios 1.
Nota Pastoral 015

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba