¿Intercesores…?

La Biblia registra con toda claridad que sólo existen dos intercesores: El Señor Jesucristo y el Espíritu Santo. Nosotros no tenemos dones ni ministerios de intercesión.
Pero por la gracia, el amor y la justicia de Dios, podemos afirmar dos cosas: una, se nos manda orar unos por otros, por casos, eventos, pueblos, etc, con clamor y ruegos; dos, muchas veces cuando se está orando con clamor, humildad, fe, amor y conforme a la voluntad de Dios, el Espíritu Santo puede hacer que en ese momento intercedamos guiados Él, sin que necesariamente seamos intercesores.
En la Biblia tenemos varios ejemplos de hombres y mujeres que en algún momento fueron tomados por el Espíritu de Dios para interceder, tal como Moisés, David, Daniel, Pablo y otros más.
Observa este ejemplo de Moisés: “Me postré, pues, delante de Jehová; cuarenta días y cuarenta noches estuve postrado, porque Jehová dijo que os había de destruir.” Deuteronomio 9:25.
Por favor lee y estudia Deuteronomio 9.6-29 y sus referencias.
Nota Pastoral 026

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba