El Dios que tolera el mal, sin juicio ni castigo, no ama.

“Al rey Sedequías le sacó los ojos, y se lo llevó a Babilonia sujeto con grilletes.  Los caldeos les prendieron fuego al palacio del rey y a las casas del pueblo, y derribaron las murallas de Jerusalén. A los que quedaron con vida en la ciudad, y a los que se habían pasado a su bando, y a todos los sobrevivientes del pueblo, Nabuzaradán, capitán de la guardia, los llevó cautivos a Babilonia.” Jeremías 39:7-9 RVC.

(Por favor, lee Jeremías, capítulos 39 al 44, antes de escuchar el audio de 19.56 minutos).

Escuchar los comentarios acerca de Jeremías, por el  Dr J. Vernon McGee: http://obrerofiel.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads//2010/10/Jer-39.7-44.30-McGee.mp3

Disfruta y comparte, con familiares y amigos, este tu sitio web: VozActual.org

Enero 18 2018 – Bíblica 018 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba