¿Cómo ser fortalecido en Cristo? -III-

Concluimos este tema, afirmando, que: Es bueno entender que esta es una lucha espiritual integral, por tanto, las tres primeras partes de toda armadura de Dios, en primer lugar, su verdad, su justicia y su Evangelio, se refieren a Dios y a todo lo que ha hecho para nuestra salvación, en Cristo, a través del Espíritu Santo; en segundo lugar, nos corresponde a nosotros practicar con integridad la verdad y la justicia de Dios conforme al Evangelio.
La analogía que usa Pablo nos enseña que así como un soldado debe estar preparado para la guerra, nosotros tenemos que estar siempre preparados para la lucha de defensa espiritual en todas las áreas de nuestras vidas, pues al diablo no lo podemos resistir viviendo con mentiras, injusticias, hipocresía religiosa, incredulidad, inseguridad de la salvación, ignorando la palabra y sin oración en el Espíritu.
No se trata de vestir la armadura con una ceremonia religiosa externa sino vivir todos los días como nos enseña esa palabra de Dios. Por eso, las últimas partes de la armadura: fe, salvación, palabra y oración son nuestra mayor responsabilidad de vida cada día, para poder ser fortalecidos en Cristo, mediante su Espíritu, y de ese modo, poder resistir siempre al diablo y mantenernos firmes en la comunión de la nueva vida en Cristo Jesús.
Sugiero que analices bien estas tres notas: ¿Cómo ser fortalecidos en Cristo? y en el poder de su fuerza, porque somos una nueva creación en Cristo y debemos vivir sólo para Dios.
Nota Pastoral 044

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba