Apropiándonos de bendiciones específicas

 Aprovecho este espacio inspirado en la historia de Josué e Israel, para que reflexionemos acerca de las promesas específicas e incondicionales de Dios.
Él le dio al pueblo de Israel promesas específicas e incondicionales, pero ellos tuvieron que tomar posesión o apropiarse de la tierra, es decir, creer la promesa y actuar por la palabra deda por Dios para obtenerla o apropiarse de ella.
Igual sucede con las bendiciones incondicionales de Dios en Cristo para nosotros.
Observe: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,” Efesios 1:3.
Por favor, analiza cuidadosamente Efesios 1.1-23 y 2.1-10 y aprópiate de ellas. Además, escucha este audio: BENDICIONES
Nota Pastoral 029

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba