Jacob y los suyos llegan a Gosén, Egipto, y Faraón lo entrevista.

Gracias por tu visita: Te damos una cordial bienvenida a VozActual.org, un  sitio hecho para bendecir a cada usuario y visitante con la Verdad de Dios. ¡Gracias por dejarnos tu comentario!

Estudio del día: En “Notas diarias” de VozActual.org ofrecemos un estudio diario por el Dr. J. Vernon McGee, traducido por el Pr. Samuel Montoya, en el programa radial “A través de la Biblia”.

Texto del día: “Y se levantó Jacob de Beerseba; y tomaron los hijos de Israel a su padre Jacob, y a sus niños, y a sus mujeres, en los carros que Faraón había enviado para llevarlo.” Génesis 46:5 RVR1960. “Vino José y lo hizo saber a Faraón, y dijo: Mi padre y mis hermanos, y sus ovejas y sus vacas, con todo lo que tienen, han venido de la tierra de Canaán, y he aquí están en la tierra de Gosén.” Génesis 47:1 RVR1960

Ahora, escucha el estudio de hoy, tocando: ABIBLIA. Cuando abra, tocas play debajo dese Génesis 46.5–47.10.

Febrero 24 2019 – Nota Bíblica 365-55

2 comentarios en “Jacob y los suyos llegan a Gosén, Egipto, y Faraón lo entrevista.”

  1. Loida Castellanos Paternina

    Es evidente la bendición que portaba Jacob la cual había heredado de Abraham y de Isaac su padre. Estos patriarcas sabían quiénes eran y su fe los llevó a vivir en bendición y así ha sido hasta nuestros días.
    Dios bendijo a Abraham y a su «descendencia» que luego nos aclara el Apóstol Pablo que se refiere a «Cristo» y a nosotros los que no somos Israelitas, pero estamos en Cristo. El asunto consiste en considerarnos y vivir como bendecidos, o sea «vivir en la fe» y «la fe no espera» si no que cree».

  2. Loida Castellanos Paternina

    Es evidente la bendición que portaba Jacob la cual había heredado de Abraham y de Isaac su padre. Estos patriarcas sabían quiénes eran y su fe los llevó a vivir en bendición y así ha sido hasta nuestros días.
    Dios bendijo a Abraham y a su «descendencia» que luego nos aclara el Apóstol Pablo que se refiere a «Cristo» y a nosotros los que no somos Israelitas, pero estamos en Cristo. El asunto consiste en considerarnos y vivir como bendecidos, o sea «vivir en la fe» y «la fe no espera» si no que cree».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba