Dones y fruto del Espíritu Santo

Tanto los dones como el fruto son regalos inmerecidos que nuestro Padre por su amor y justicia, nos ha dado en Cristo Jesús por su gracia y verdad, a través del Espíritu Santo, en su dulce comunión. Sin embargo, todos los hijos de Dios debemos saber que el fruto del Espíritu tiene que ver con el ser, mientras que los dones se refieren al hacer.
Por tanto, deberíamos procurar primero vivir el fruto del Espíritu, para después hacer la obra de Dios según los dones que hemos recibido de Dios. Quien vive en el fruto del Espíritu siempre usará correctamente los dones que tenga.
Por favor, analiza muy bien Gálatas 5.16-25 y 1ª a los Corintios 12.1-13, luego compara con Juan 15.1-27.
Nota Pastoral 030

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba