No te preocupes ni juzgues a priori. No pretendo decirte por quién votar, pues te compartiré algo mejor, justo y seguro. Te mostraré con imparcialidad lo que todos los hijos de Dios debemos hacer para votar correctamente, tal como lo enseña el Señor Jesucristo.

Los cristianos, nacidos de Dios, tenemos el mejor y único ejemplo a seguir; es nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Él siendo Dios, actuó como hombre a favor del ser humano, dejándonos su ejemplo a seguir.

Cuando lavó los pies a sus discípulos, en un gesto de humildad, servicio con amor, les enseñó que debían seguir su ejemplo: “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.” Juan 13:14-17.

Sin embargo, ahora apelo a uno de los ejemplos más importantes que nos enseñó el Señor Jesucristo, a todos sus seguidores. Es un ejemplo que todos los hijos de Dios debemos seguir. Es la oración. El Señor Jesús fue un hombre del secreto con su Padre. Oró y en todo momento, todos los días, muy especialmente para tomar decisiones, enseñar y hacer su trabajo, a pesar de ser un hombre con una agenda diaria muy cargada.

Uno de los momentos más cruciales de su vida fue un día antes de su muerte expiatoria, según lo narra Mateo 26.36-46. De dicho texto comparto lo siguiente: “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Mateo 26:39-41 RVR1960.

En conclusión, tanto tú como yo, como hijos de Dios, seguidores del Señor Jesucristo, con mayor razón debemos orar para tomar, con Él a solas, la mejor decisión en cuando al hombre que Dios ha escogido para gobernar a nuestro país.

Ahora te muestro bíblicamente algunas razones por las que debemos orar antes de tomas una decisión tan importante, como es elegir a un gobernante que tenga la aprobación de Dios. Observa con sumo cuidado:

“Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte. Aun en la risa tendrá dolor el corazón; Y el término de la alegría es congoja. De sus caminos será hastiado el necio de corazón; Pero el hombre de bien estará contento del suyo. El simple todo lo cree; Mas el avisado mira bien sus pasos. El sabio teme y se aparta del mal; Mas el insensato se muestra insolente y confiado.” Proverbios 14:12-16.

Este país no lo cambiará ningún hombre ni ningún proyecto humano, sólo Dios lo puede hacer si nosotros sus hijos hacemos su voluntad de ser sal y luz, con vidas comprometidas con Él y Viviendo de acuerdo con los principios morales y espirituales registrados en su Palabra.

Por tanto, oh hijos de Dios, seguidores del Señor Jesucristo, santos y amados, oremos con humildad de corazón y con sujeción a la voluntad del Dios Soberano.

Pidamos que Él tenga misericordia de Colombia y mueva al pueblo a votar conforme a su Santa Voluntad, por el hombre que Él ha escogido y no por el que el pueblo quiera, porque la voluntad de Dios, aunque duela, es lo mejor y es lo que nos conviene a todos, ahora y mañana.

Una última observación: Nuestras oración no es ni debe ser para tratar de cambiar los planes o las decisiones de Dios, y menos. para tratar de forzar a Dios a hacer lo que nosotros deseamos. Es todo al contrario, para conocer su suprema voluntad y someternos a ella, nos guste o no. Así lo enseñó muestro Señor Jesucristo: Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. Mateo 6.10.

 

Reflexión 31

Mayo 29 de 2018

¿Por quién votar para Presidente de Colombia?

6 pensamientos en “¿Por quién votar para Presidente de Colombia?

  • 29 mayo, 2018 a las 7:58 pm
    Enlace permanente

    El Señor es soberano y declaró el fin, desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.” Yo llamo del oriente un ave de rapiña, y de tierra lejana al hombre de mi propósito. En verdad he hablado, ciertamente haré que suceda; Isaías 46:10-11.LBLA.

    Responder
  • 29 mayo, 2018 a las 9:26 pm
    Enlace permanente

    Bendito sea Dios que utiliza un medio como este para enseñar e instruir a sus hijos. Nada más apropiado que este mensaje para reflexionar y analizar sobre lo que debemos hacer. Que mi Dios soberano, amoroso y fiel lo guíe y guarde siempre pastor.

    Responder
  • 29 mayo, 2018 a las 9:35 pm
    Enlace permanente

    Bendiciones pastor, gracias por compartir esta reflexión a la luz de la palabra, es sabio de su parte, ya que últimamente ni los cristianos se han cuidado de sus opiniones que hasta suenan agresivas y muy mal fundamentadas, no podemos igualarnos a lo nos creyentes. Esta reflexión la voy a compartir para alivio de muchos.

    Responder
  • 30 mayo, 2018 a las 4:03 am
    Enlace permanente

    Dios es soberano y como cristianos tenemos el deber de aceptar su voluntad aunque vaya en contra de la nuestra. Solo le pido a Él que me guíe a tomar la mejor decisión

    Responder
  • 30 mayo, 2018 a las 1:47 pm
    Enlace permanente

    Me parece pertinente, ya que gran parte de la iglesia se ha olvidado de su papel; el cual es orar. La oración lo cambia todo, lo que no cambia la oración no lo cambia nada.
    Es en el secreto donde Dios revela su perfecta voluntad, Jeremías 23:22 “Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.”

    Responder
  • 30 mayo, 2018 a las 1:49 pm
    Enlace permanente

    Me parece pertinente, ya que a gran parte de la iglesia se le ha olvidado su papel; el cual es orar. La oración lo cambia todo, lo que no cambia la oración no lo cambia nada.
    Es en el secreto donde Dios revela su perfecta voluntad, Jeremías 23:22 “Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *